OPINIÓN | Reflexionando en pandemia frente al DÍA DE LA LEALTAD

 

HUGO VILLAR:

A la lealtad

tenemos que ejercerla con

nuestro proyecto,

con nuestros principios de

justicia social”

A 75 años del “17 de octubre”, Hugo Villar, abogado de la Cooperativa UST, nos lleva a reflexionar acerca de la importancia de reconectar con el día de la lealtad hoy y “resignificar” su importancia frente al contexto en el que vivimos 

Mañana es el aniversario de aquella multitudinaria movilización obrera que se manifestó para pedir la liberación de Juan Domingo Perón y marcó el nacimiento del peronismo, con la Justicia social como bandera. 

El 17 de octubre como el germen del  compromiso social y la real construcción colectiva: 

Tal como expresó en estos días en el diario Página 12 la investigadora María Sofia Vasallo, “la movilización popular por la liberación de Perón creó comunidad e inauguró un ritual, el estar juntos con otros, con-juntos, por un compromiso común con un tercero, a través del cual se produce el encuentro colectivo, la constitución de un ser-en-común, capaz de decir ‘nosotros aquí estamos’”.  

La UST, junto a CTA-A, ATE y FeNaT resuenan y se hacen eco con dichas palabras en cada uno de sus proyectos y actos. La lealtad implica un ideal de “mantener viva” la justicia social, de unir voluntades en pos del bien común, de ser y crecer junto el otro, de hacer circular una rueda de solidaridad, que a medida que avanza, suma voluntades, porque “todos nos tenemos a todos”. Y esa unión fortalece a la comunidad en su conjunto.  

Como por ejemplo hoy en día, que en medio de la pandemia, la UST sostiene 6 ollas populares y merenderos. Y todo eso implica un esfuerzo mancomunado de trabajadores de la cooperativa y vecinos que se suman a ayudar. 

Volviendo al valor histórico del 17 de octubre, Hugo Villar describe: “se cumplen en estos días 75 años de aquel hecho tan maravilloso, tan inédito, tan inesperado, que consistió en un pueblo que salió en rescate de su conducción natural. 

El 17 de octubre es el día de la LEALTAD. La lealtad no solo como una relación casi devocional con el líder o con Evita. Se trata de que al salir a rescatar a Perón, lo que hicieron fue defender una tabla de valores. O sea que la lealtad es el respeto casi venerable a un conjunto de principios. Y eso fue lo que ejercitaron los trabajadores de la patria. “Era el subsuelo de la patria sublevada”, dijo Scalabrini Ortíz en su poesía, cita Villar.

Una metáfora que nos muestra que, en otro sentido, hoy los “presos” somos nosotros

Villar traza un paralelismo entre el pasado y el presente. Sostiene que “de una manera triste, se repite en algún sentido la situación que estamos viviendo, ya que hoy quienes estamos en función de nuestra responsabilidad social como <presos> somos nosotros. Y estamos siendo violentados,  provocados. Nos violentaron 4 años de someternos a la pobreza, de <rifar> la guita, de fugarla. De fugar los dólares…”

A su vez, Villar expresa: “Los mismos medios de comunicación que sostuvieron ese desastre, hoy atacan a nuestro gobierno. Mienten, minimizan. El descalabro inusitado de la contracción de esa extraordinaria deuda, hacen creer que estamos pobres porque hacemos cuarentena. Insultan y escrachan a nuestros dirigentes. Prefieren “que se mueran los que se tengan que morir” antes de que se cierre un gimnasio. No tienen respeto. Nos están violentando. No respetan a nuestros trabajadores esenciales. Nos dejaron sin Ministerio de salud, sin hospitales, sin Ministerio de ciencia, ni con el presupuesto para ciencia y tecnología (…) Hacen terrorismo institucional cuando hablan falsamente de una reforma judicial sin identificar que se trata de la reforma a un fuero federal estrictamente politizado y usado por ellos. Y además, una reforma que está mediante sistema democrático, la discusión en el Poder Legislativo, con una corte que hace lo que quiere, pero está en vigencia (…) Hacen. Y nos están violentando de todas las maneras. De la misma manera que violentaron al pueblo al poner preso a su jefe”, compara.

El abogado de la UST continúa: “Provocan hasta episodios de violencia física, rompiendo protocolos y rompiendo con el distanciamiento social. Entonces yo los invito a pensar a que a la lealtad tenemos que ejercerla con nuestro proyecto, con nuestros principios de justicia social”. 

Villar agrega: “vienen a cuento, en este caso, para quienes sobre todo hacemos la <opción preferencial por los pobres>, hay principios referidos a esto, por la doctrina social de la Iglesia y uno de ellos es el principio que dice que el tiempo es superior al espacio. Es decir, el general los ponía siempre, en su manera de conducir, en una relación de tiempo y espacio.  Hoy nos están <tocando el culo> con los medios de comunicación diciendo que <nos ganaron la calle>. Es una manera de provocarnos de una manera que nos duele. Nos duele. Sentimos que <nos están tocando el culo>”. 

Por otro lado Villar reflexiona sobre lo siguiente: “Pensemos que el pueblo, luego de haber rescatado a Perón, tuvo que esperar 6 meses para poder elegirlo presidente. Y son lo que yo calculo que Dios se toma para dejarnos salir.  No se olviden que nosotros, sin saber siquiera quienes fueron los convocantes, bastó con que expresaran el deseo de poner el “2×1” a los crímenes de lesa humanidad como para que nosotros moviéramos, nada menos que 2.000.000 de personas para manifestar nuestro repudio a tamaña intención”, expresa enfáticamente. 

Recordar que “la unidad es siempre superior al conflicto”

Villar nos convoca a que “utilicemos el tiempo a nuestro favor (…) Nosotros tenemos que buscar a través del otro principio, que es el que dice: “la unidad es siempre superior al conflicto”. La unidad, nos enseñaba Perón, no es unanimidad. No puede serlo. Porque algunos no quieran hacer la unidad. Pero no son tantos. Entonces es deber nuestro privilegiar esta situación, esta sensación de que no vamos a poder. No. De ninguna manera!”. 

La unidad supera el conflicto. Y hay 3 maneras de reaccionar frente al conflicto: Hay una posición que es la de “hacerse el tonto y dejarlo pasar como si nada pasara”. Y otra, en el extremo de comprometerse tanto con el conflicto, que pones todas tus frustraciones, todas tus broncas tanto en la institucionalización de ese quehacer que terminas siendo instrumento de tus enemigos. Mientras que hay una 3ra posición que dice que frente al conflicto, lo que tenemos que hacer es afrontarlo. Si somos capaces de sufrir el conflicto, “hacerlo carne”, podemos utilizarlo como un eslabón de un proceso que empezamos hace ya 75 años. Solo que en este caso estamos participando de la creación de una nueva civilización. La nueva normalidad va a ser crear comunidad. Crear trabajo en comunidad. Es Techo, tierra y trabajo para todos. Es la ética del cuidado. Es la etica de la reproducción de la vida. Es <Peronismo al palo>. Viva la lealtad! Y viva Perón”, finalizó Villar.  

Ir arriba