ASAMBLEA ORDINARIA DE MEMORIA Y BALANCE 2020 DE LA UST

Memorias de una “pulseada” incesante por más trabajo y dignidad, construyendo futuro colectivamente y sosteniendo solidaridad “contra viento y marea” 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram

El jueves 16 de septiembre se efectuó la Asamblea ordinaria de memoria y balance de la Cooperativa Unión Solidaria de Trabajadores. Como se viene realizando regularmente desde su fundación, hace más de 18 años, en su carácter de cooperativa, las asambleas son el órgano máximo, supremo y soberano de la organización, donde se toman las decisiones y sus socios participan en pie de igualdad.

La actividad se desarrolló en el galpón de la UST, con el objetivo final de la aprobación del balance económico y la memoria descriptiva de todas las actividades que se fueron realizando durante el año.

En un primer momento de la asamblea, el contador Carlos Fazio leyó el balance del ejercicio anual de la cooperativa. Entre otras cifras, hizo un conteo del patrimonio de la cooperativa, en bienes de uso al inicio del ejercicio, también en el monto que se ha ido retornado a los trabajadores a lo largo del año.

Asimismo, Fazio mencionó el total que se ha destinado en ayuda al trabajo solidario por pandemia COVID por $6.925.000, resumiendo el sostenimiento de ollas y merenderos, desde que arrancó la pandemia (en abril 2020) al final de dicho balance.

 

Memorias de una “pulseada” incesante por más trabajo y dignidad, construyendo futuro y sosteniendo solidaridad:  

Según expresó Diego Ledesma, presidente de la Cooperativa UST, a modo de memoria del ciclo evaluado, en casi todo ese período, “nos encontramos en una doble pugna con la empresa CEAMSE, en primer lugar, por achicar los plazos de pago de facturas ya vencidas. Y en segundo lugar, por lograr que se incorporen a nuestra facturación los mayores costos que se operaron y aún no han sido reconocidos por la empresa contratante”. Ledesma aclaró: “Pese a que es una debilidad crónica de nuestra vinculación con el CEAMSE, la UST jamás falló en los pagos a sus integrantes y a sus proveedores”.

Entre las actividades más significativas de 2020, Ledesma recordó la asamblea realizada el 27 de abril, cuándo, una vez más en su historia, se contó con el apoyo incondicional de la CTA autónoma, en este caso, a través de la presencia de Oscar de Isasi y Pablo Centurión, Secretario General y Secretario de Organización de la CTA-A provincia de Buenos Aires, respectivamente.

Tres días después, se efectuó una reunión con el presidente de ese momento del CEAMSE, Eduardo Ricciutti, como consecuencia de que dicha empresa buscaba achicar el monto total de la factura mensual desde el inicio de la pandemia. Allí, se logró que no se realizaran los descuentos que se venían proponiendo. Ledesma rememoró: “Nosotros no somos un proveedor común y corriente. La quita del 40% a nuestra facturación impedía que siguiéramos desarrollando las actividades sociales que se venían realizando”.

Tal como explicó Mario Barrios en ese momento, respecto del trabajo de la UST: “Nosotros hacemos un montón de cosas que no están dentro de las obligaciones contractuales del CEAMSE. Lo que definimos entre nosotros, bancar el Polideportivo, el futbol, el hockey, la escuela, nuestras ollas populares, la organización barrial, el incorporar jóvenes y todo eso lo definimos a partir de la guita que se sostiene. Decidimos cobrar menos para sostener todo eso. Para nosotros sostener esto es parte del salario y darles laburo a muchos pibes/as que no están dentro del contrato”.  Barrios sintetizó lo siguiente ante dicha “batalla” ganada: “Nosotros no ganamos por fuerza, ganamos por prepotencia de laburo permanente, de laburo social más que de laburo físico y corporal”.

 

Proyectando el desarrollo de nuevas repoblaciones urbanas, más sustentables:  

Siguiendo con la memoria, a continuación, Ledesma mencionó que en agosto de 2020 se firmó un convenio con la Universidad de Avellaneda (UNDAV), junto a la UST, CTA-A y ATE de un proyecto de deslocalización de barrios vulnerables, buscando cómo mejorar las condiciones de vida, de vivienda y trabajo, a raíz de la realidad de hacinamiento y precariedad que se vive en el conurbano bonaerense que evidenció más que nunca la pandemia del Covid19, que exacerbó la búsqueda de soluciones ante la realidad de que “el hacinamiento dificulta el vivir”.   

Según había explicado en aquel momento Mario Barrios (socio fundador de la Cooperativa UST), el proyecto, “consiste en una propuesta de construir nuevas comunidades dentro y fuera de la provincia de Buenos Aires, donde podamos garantizar desde el Estado, desde las organizaciones sociales y desde los gremios, CTA y ATE mismo, en donde se propone relocalizarlos en cualquier lugar de la provincia, donde esté garantizada una nueva producción, una nueva forma de producir… el sostenimiento de esa familia que vaya con el trabajo garantizado, con la vivienda, con todos los servicios. Y que lo que sobre de la producción que se haga se pueda comercializar como para tener un excedente de cambio con alguna otra de esas localidades donde se pueda realizar”. 

 

La UST y el barrio siempre presentes. Síntesis del trabajo en ollas y merenderos

Continuando con la Asamblea de memoria y balance, Ledesma recordó, cuando, a principios de noviembre de 2020, se juntaron la red de organizaciones del barrio San Lorenzo de Wilde y alrededores, entre las que está la UST, que han venido trabajando organizados junto a vecinos, realizando comedores y merenderos, coordinados para atender, cada uno, distintos días, de modo de poder cubrir el área completa entre todos y que siempre haya un espacio abierto en la zona para brindar alimento a los más necesitados.  En esa oportunidad, realizaron un informe detallado describiendo la situación del barrio, evaluando cómo debían seguir en los siguientes meses de la pandemia y a su vez, valorizando el trabajo que se venía haciendo.

En noviembre de 2020, ya hacía meses que la UST, además de contar con sus ollas y merenderos y de haber colaborado con las demás existentes desde el principio del aislamiento obligatorio, conforme al aumento de la necesidad y de la gravedad de la situación, había redoblado el esfuerzo económico y con un enorme sacrificio, “se había puesto al hombro” el sostenimiento de 6 comedores y 6 merenderos, que al día de hoy continúan abiertos en todo Wilde Este.

Vale aclarar que dicha fuerte cadena de solidaridad sería inviable si no fuera por cada uno de los integrantes de cada olla y merendero (muchos de ellos trabajadores de la UST, otros, vecinos), que estando “en la primera línea de fuego” han venido manteniendo su ayuda en el tiempo, realizando un valiosísimo trabajo.  Ledesma enfatizó: “para ellos, un aplauso y un agradecimiento de la comisión administradora, que hace un año y medio que vienen trabajando permanentemente para poder hacernos cargo de lo que nosotros decimos que hay que hacerse cargo”.  Una vez más, aquí se demostró entre todos, a través de hechos concretos, la afirmación de que “en una comunidad organizada todo es posible.

 

Encuentro Nacional de las juventudes de la CTA-A en el Polideportivo UST. Con la Central, proyectando su continuidad, fortaleciendo la esperanza, los sueños y construyendo colectivamente la fuerza que necesitamos para transformar la realidad y mejorar la vida de nuestra gente

Continuando con la asamblea de memoria y balance, entre de los hechos más significativos de 2020, el presidente de la Cooperativa UST, Diego Ledesma, mencionó que los días 5 y 6 de diciembre, se realizó, en el Polideportivo UST, el Encuentro Nacional de las juventudes de la CTA-A “donde participaron la gran mayoría de nuestros pibes y pibas”. Ledesma, destacó que la elección del poli no solo fue por su espacio, sino que “eligieron a la cooperativa, justamente como una organización con perspectiva de futuro y cómo lo que hay que hacer”.

Allí, bajo el lema “Ahora es cuando, por una América Plurinacional” y con la premisa de que “no hay transformación posible sin la participación activa de la juventud”, participaron compañerxs de todo el país (tanto de modo presencial como desde la virtualidad), que fueron convocados para debatir y repensarse. Con alegría y un aliento esperanzador, el eje a partir del cual se desarrolló el encuentro fue el rol fundamental de lxs jóvenes trabajadorxs, movilizadxs, organizadxs y hermanadxs, en la Central, en el presente: “Nosotros somos trabajadorxs y somos protagonistas hoy. Somos el presente, acompañados de los compañerxs mayores”, expresaron los participantes, de distintas formas.

Finalizando la asamblea de memoria y balance de la UST, en el momento previo a su cierre y aprobación por parte de los trabajadores que integran la cooperativa, Ledesma agregó refiriéndose específicamente a la organización: “a pesar de los pronósticos y los difíciles momentos que hemos venido enfrentando durante los últimos meses, estamos seguros de que seguiremos creciendo, ampliando nuestra organización, generando fuentes de trabajo, tratando de priorizar cada una de las actividades que desarrollamos, la calidad de vida de nuestros compañeros, de sus familias y de nuestra comunidad. Consideramos que dichas actividades acentúan y recuperan la cultura del trabajo, el cuidado del medio ambiente, la educación y la salud de nuestrxs hijxs y de muchxs de nuestrxs pibes y pibas”. A continuación, los socios de la cooperativa levantaron sus manos de modo unánime, aprobándose asi la memoria y balance 2020.

Ir arriba