Alberto Fernández y Axel Kicillof presentes en la Escuela de la Costa de Villa Domínico, junto a vecinos y trabajadores de la UST

El miércoles 10 de marzo la costa de Villa Domínico vivió un momento histórico, debido a que el Presidente de la Nación, el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires y ministros inauguraron un SUM en la Escuela Primaria Rural 47 Miguel Martín de Güemes y, al mismo tiempo, la Cooperativa UST intercambió momentos con Fernánde

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram

Lo que fue una previa de rumores, especulaciones, incertidumbre, actividad fuerte en la zona de la costa, horas más tarde pasó a ser una realidad: Alberto Fernández, Presidente de la Nación, iba a visitar uno de los pulmones verdes de Avellaneda para inaugurar un salón de usos múltiples en una escuela rural y encontrarse con vecinos y vecinas de Villa Domínico.

La costa, o también conocida como “Las quintas de Villa Domínico” fue testigo de un acontecimiento único ya que, por primera vez, un Presidente de la Nación pisó esa zona donde hace varias décadas atrás inmigrantes portugueses y genoveses la habitaron con el fin de trabajar la tierra, sembrar frutas, verduras, hortalizas y producir vino. Recordemos que, hasta el día de hoy,  descendientes de los antiguos productores y jóvenes con muchas ganas de seguir respetando esa mística tradicional continúan haciéndolo, siendo la especialidad y característica principal “de la casa”.

Policías en constante movimiento allá por las 8 de la mañana, las primeras vallas que bajaban de camionetas y un despliegue de ceremonial y personalidades del municipio local fue lo que apareció en escena en los alrededores de la Escuela Primaria Rural 47, Miguel Martín de Güemes, institución con más de 100 años de historia y con mucho vinculo, desde hace tiempo, con la prestigiosa empresa recuperada la Cooperativa UST. Dicho sea de paso, el agroecológico, uno de los proyectos más contundentes de la organización, se encuentra al lado del establecimiento educativo.

En el agro de la Unión Solidaria de Trabajadores, compañeras y compañeros se reunieron en la entrada, a pocos metros de la escuelita rural, con el entusiasmo, como toda persona que presenció ese momento, de ser testigos de la llegada de Alberto Fernández. Mario Barrios, socio fundador de la cooperativa y actual trabajador, fue uno de los acreditados e invitado por la escuela para participar de la ceremonia, junto a Giselle Burgardt, mamá de Benicio y Joaquín, alumnos. Barrios, acompañado de trabajadores, se tomó unos minutitos para dedicar el libro de la historia de la UST con la ilusión, que finalmente se terminó dando, de que pueda llegar a manos del presidente de la República Argentina.

Alrededor de las 11 de la mañana, casi con la eficacia que algunos medios locales indicaban que en esa franja horaria el máximo mandatario llegaría al lugar, empezó a movilizarse fuerte la costa de Villa Domínico y acercándose cada vez más al esperado momento. Primero fue Nicolás Trotta, ministro de educación, en decir presente en la escuela rural, donde antes de ingresar y, como corresponde en esta actualidad de pandemia con el Covid-19, un directivo de la institución lo recibió con alcohol en gel, como a cada uno de los acreditados, que fueron alrededor de 50 personas los habilitados para el acto, contando funcionarios, docentes, alumnos y padres de ellos, respectivamente. Posterior a la llegada de Trotta, el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, desembarcó unos metros previos a la institución, a la altura del agroecológico de la cooperativa. En ese momento, integrantes de la empresa recuperada intercambiaron algunas palabras, fotos con él y hasta le obsequiaron mermelada artesanal y vino producido por ellos mismos. Era inminente el arribo de Alberto Fernández tras la presencia de ambos, tanto del ministro de educación como del gobernador.

En el patio del establecimiento lo esperaban docentes, papás y mamás, medios de comunicación locales y principalmente, como referencia de la Escuela Primaria Rural 47, Laura Verón, su directora.

Siendo las 11:40hs y en una camioneta blanca, al estilo combi, finalmente el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, acompañado por el Ministro Jorge Ferraresi, llegó a la zona histórica de productores de vino artesanal para la inauguración del SUM en la escuelita rural. Saludos, selfies, y una fila de gente lo rodearon apenas ingresó antes de su “choque de puño” con la directora y los niños y niñas que asisten allí. “¿Cómo andan?, ¿De qué cuadro sos vos?”, se lo escuchó a lo lejos en ese intercambio con los alumnos/as, y el pronóstico de un momento convulsionado de lo que se estaba viviendo.

Minutos después, comenzó la recorrida, pasando primero por los salones donde se dictan las clases y esos detalles que pasan a ser buenas y lindas anécdotas, como le tocó vivir a Joaquín Barrios, hijo de una vecina y un trabajador de la Cooperativa Unión Solidaria de Trabajadores. Joaquín, no solo tuvo la chance de dialogar con él sino que, para la historia de la organización fue un encuentro excepcional, ya que el presidente recibió, de sus pequeñas manos, el libro “Construyendo futuro”, que narra parte de los 18 años de autogestión de la UST.

A las 12 del mediodía y, restando poco tiempo para que el micro viniese a buscar a los chicos del turno mañana, Alberto pisó el área del salón de usos múltiples para descubrir la placa que oficializaba el nuevo rincón de la 47. Entre los oradores, aparte de los que integran el Gobierno Nacional, Provincial y Municipal, también participaron ex alumnos, donde uno de ellos no solo se alegró del progreso y a lo que había llegado la institución, sino que a su vez se permitió agradecer y destacar la importante labor que tuvo y tiene la Cooperativa UST para que hoy el avance de la costa y escuela esté como esté, sin restarle méritos al municipio local, pero recordando que la organización tiene un vínculo formidable con las autoridades y cualquier cosa que la escuela precise, sus trabajadores están al pie del cañón.

Finalizada la inauguración, el cierre no iba a ser de otra manera más que la sumatoria de postales con los y las presentes, pero había más, una perlita, hasta se diría un regalo para la cooperativa, que justamente el día anterior alcanzó sus 18 años.

Alberto Fernández se quedó con el relato del ex alumno acerca de la UST y antes de retirarse, Jorge Ferraresi, también ex Intendente de Avellaneda,  le presentó al trabajador y socio fundador, y  le dijo: “Él es Mario Barrios”. Saludo correspondiente, estrechándole su mano derecha, imagen de ambos para los reporteros gráficos, pero lo más fructífero fue que Fernández le expresó su voluntad de otorgarle una audiencia para conocerlo a él y su organización. Sin dudas que pareció que el aniversario de la jornada anterior no había terminado, sino que esas palabras fueron “la frutilla del postre”.

Tras ese espacio de encuentro con el máximo mandatario, quien es actualmente uno de los socios fundadores de la cooperativa y quien también fuera presidente de la misma, señaló: “La verdad es que la escuela, la hermanita pobre de Avellaneda, y la verdad es que se ha transformado. La escuela está muy bien hecha. A nosotros nos une, hay una ligación de años con la escuela. Cuando nosotros éramos jóvenes, mucho más jóvenes, veníamos a pintar lo que era una casilla de madera y veníamos como juventud, la juventud del barrio. Veníamos a pintar la escuela de verde y blanco, y me acuerdo que hacíamos eso todos los años. Ahora de grande venir a inaugurar un SUM, en donde tenemos el desarrollo de laburo que tenemos nosotros acá en la costa y además la alegría de poder compartir esto de que la gente vea como que la UST ha sido la impulsora de estos cambios tan profundos en un lugar abandonado de hace 40 años o más. Para nosotros es un orgullo, había sido un compromiso allá cuando empezamos la pelea en el 2001, 2002 que íbamos a hacer una granja educativa, que íbamos a ver cómo recuperábamos una zona productiva de la costa”, y como balance, remarcó lo que les dejó, como organización, la visita de Alberto Fernández: “Estuvimos acá compartiendo una jornada con el ministro, ex intendente, Jorge Ferraresi, con el Presidente de la Nación y con el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires en donde se reconoce toda una tarea, que por supuesto no somos los únicos que la gestamos, pero sí somos los impulsores. Lo importante de esto es que, más allá que las autoridades lo reconozcan y lo vean así, es que los vecinos de la costa lo vean así.  Nuestros vecinos, ex alumnos de la costa con noventa y pico de años vinieron e hicieron un reconocimiento a la Cooperativa. Desde que está la cooperativa  la zona se ha transformado. Para nosotros ha sido un día de muchísima alegría y de compartir con muchos vecinos y autoridades acá en la costa”, cerró.

De esta manera, los vecinos, vecinas, quienes forman parte de la Escuela Primaria Rural nº47 Miguel Martín de Güemes podrán decir que un 10 de marzo de 2021 no fue un día normal, sino el click de un progreso, de todo lo bueno que vendrá, pero también para los trabajadores/as de la UST, ya que quedará marcado como un logro y una obsequio especial horas posteriores de su aniversario: haber conocido y dejado las mejores sensaciones a Alberto Fernández, nada más y nada menos que el Presidente de la Nación…

 

 

Ir arriba