17/05/2020 - Cooperativa UST

Semillero de la UST, capítulo 7: Julia Barrios

Mi nombre es Julia Barrios y pertenezco al sector del agroecológico de la UST. Tengo 23 años
Empecé a trabajar formalmente en el año 2016, en el sector de administración, pero la verdad es que siempre estuve acá. Hace 17 años cuando a mi hermano Oscar -Barrios y mi papá Mario - Barrios- los echan de SYUSA y empezaron la lucha por recuperar su fuente de trabajo.

- Tengo un montón de recuerdos. Desde que se quedaban a dormir nuestros viejos y nosotros estábamos con Ailén, Leo, Alan jugando en el comedor o cuando cortaban la autopista y nosotros nos tirábamos ahí con botellas. Son recuerdos feos, pero llenos de alegrías porque estábamos todos juntos, siempre.

- La verdad es que estoy muy orgullosa de todos mis compañeros, acá es un grupo muy solidario. Trabajan mucho con los chicos en el polideportivo, en el bachillerato. Siempre se ayuda al barrio. Parte de nuestros excedentes son para el barrio, para mantener las actividades de los chicos, para contenerlos y no estén en la calle y siempre se está ayudando al compañero, al vecino, al amigo o familiar del compañero. Eso me enorgullece un montón.

- Como todos somos jóvenes ahora, en la asambleas la mayoría tenemos vergüenza de opinar, pero las capacitaciones están para eso, para ayudarnos a desenvolvernos mejor y también para aprender a capacitarnos. Acá es un trabajo donde no hay techo, entonces estas capacitaciones nos sirven porque el que corta pasto puede llegar a ser presidente. Como arrancaron todos. Diego -Ledesma- era un simple chico que abría las puertas de los camiones con mi hermano Oscar y hoy es presidente. Muchos chicos que empezaron cortando el pasto hoy están en una carrera. A mi me apoyaron para arrancar una carrera y acá no tenes techo, te lo pones vos. Eso es lo que más me enorgullece y pienso que para eso sirven las capacitaciones, para ayudar a desenvolvernos mejor.

- Mi deseo personal es poder aprender mucho más para estar a la altura de cualquier situación que se nos presente para defender a la fuente de trabajo como hicieron nuestros compañeros más grandes. También darle un poco de satisfacción a todos ellos que dejaron casi el cuerpo, porque pelearon un montón, para que hoy los jóvenes tengamos un trabajo digno y verlos crecer por muchos años más.