6/03/2020 - Cooperativa UST

UST/CTA- A: Balance de una experiencia modelo de autogestión y construcción colectiva

La voz del Presidente de la UST, Diego Ledesma sobre el valor, la significancia y las implicancias, para los trabajadores y para la comunidad, de proyectar una organización y sostenerla a través del tiempo

Nos parece muy importante en estos momentos donde se está conformando la mesa de la pelea contra el hambre, donde se está pensando en un plan de gobierno en cómo generar puestos de trabajos genuinos. Cómo incorporar a los jóvenes al mundo del trabajo, cómo capacitar a los jóvenes para la incorporación a los nuevos empleos. Me parece que nosotros desde la UST, desde la CTA, tenemos propuestas de sobra para hacer en este sentido.

Nosotros si hacemos una reseña histórica de lo que venimos haciendo desde la Cooperativa UST, desde empezar a reflexionar qué íbamos a hacer cuando nos quedábamos sin trabajo en el año 98. Nosotros en ese momento todavía teníamos trabajo, trabajábamos para Techint, pero ya estábamos pensando en una unidad productiva que contenga, por lo menos, a 30 o 40 compañeros que eran los que nos íbamos a quedar sin trabajo porque Techint estaba planeando retirarse del mercado. Desde ese momento, hasta el día de hoy, siempre estuvimos pensando en hacer valer nuestro derecho, que es el derecho al trabajo. En ese camino que recorrimos la verdad que fue de puro aprendizaje, fue de peleas, de chocarnos contra la pared, de avanzar un paso y retroceder diez, pero siempre con la convicción de que el trabajo es el eje vertebrador de la sociedad y de la comunidad en la que vivimos. A partir de que recuperamos el trabajo, de que nos transformamos en empresa recuperada dentro del marco de cooperativa de trabajo, comulgando con los 7 principios del cooperativismo, nosotros venimos desarrollando en la comunidad de Wilde a lo que llamamos “Invertir en la comunidad para vivir mejor”. Invertir en la comunidad para vivir mejor tiene que ver con generar puestos de trabajos. Nosotros en la cooperativa arrancamos 35 compañeros de los cuales hoy, al 2019, quedamos 5 socios fundadores, los demás el 90% se jubiló y otra parte de los compañeros que creía que el camino no era la autogestión y volvieron a trabajar en el sector privado. De esos 35 pasamos a ser hoy 97 compañeros. El 95% de los que componen hoy la cooperativa son chicos jóvenes. En su gran mayoría su primer trabajo, con una cultura del trabajo muy pobre porque la mayoría de estos compañeros ni siquiera vieron trabajar al padre, cuando hablamos que en la Argentina hay generaciones que iban a buscar la comida en los comedores, realmente es así. Estos chicos que ingresan al mundo del trabajo ni siquiera vieron trabajar al abuelo, sino que su abuelo iba a buscar la comida al comedor, el padre iba a buscar la comida al comedor y hoy ellos se encuentran con que eso es lo habitual de la manera en que uno vive. El Estado te provea de la comida e incorporarlo al mundo del trabajo y formarlo en ese aspecto, creemos que es la salida o una de las salidas, el camino o una parte del camino que hay que recorrer para generar una sociedad mejor. Entonces la apertura a la generación de puestos de trabajos tiene y está volcada hacia los más jóvenes. Inclusive los jóvenes que están con vulnerabilidad, digamos desde el punto de vista en que no han terminado sus estudios secundarios, no inician un terciario. Están solamente con un estudio básico primario entonces…¿dónde pueden ir a trabajar esos compañeros? Es muy difícil que se incorporen al mundo del trabajo desde sus estudios, desde sus conocimientos. Hoy el mundo del trabajo requiere de estudios, de muchos conocimientos. Está más volcado al servicio de la tecnología que por ahí a la mano de obra. En este proceso nosotros con los jóvenes tratamos, primero, de formarlos con cursos de capacitaciones dentro de la cooperativa, pero también les pedimos, todavía no les estamos exigiendo, les estamos pidiendo que terminen sus estudios secundarios en el bachillerato popular de la UST que está en el polideportivo. En eso que le llamamos la inversión a la comunidad construimos un polideportivo donde más de 300 chicos y chicas tienen sus actividades deportivas, con fútbol y hockey, la incorporación de boxeo recreativo, la construcción de un gimnasio. Todo eso hace a la parte que nosotros creemos que es el ocio de los trabajadores, el ocio de las personas donde nos tenemos que recrear. Donde tenemos que sociabilizar de otra manera, no solamente con el trabajo, sino sociabilizar para ver cómo continuamos esta vida que por ahí para nosotros en este mundo de la militancia y en este mundo de la autogestión es como que lo hacemos un estilo de vida que para nosotros es así, pero que tenemos que buscar también otras alternativas y otras salidas con la comunidad. El otro día hablaba con un compañero, Martín, uno de los socios fundadores que ya está jubilado pero sigue en la cooperativa, hablábamos sobre qué le pasa a los compañeros cuando se jubilan. Me preguntaba puntualmente cómo estaba mi viejo y le digo: “Ahí anda, le agarró el viejazo”. Y me dice Martín: “Sabes lo que pasa, Diego, que nosotros nos dedicamos toda la vida a trabajar. Entonces cuando terminas de trabajar, cuando te jubilas, salís a la vereda y no conoces a nadie porque nos dedicamos a laburar y entonces no tenemos nada para hacer. Nuestra vida social y nuestros amigos están dentro del trabajo”. Entonces el polideportivo no solamente tiene que ser el lugar para la recreación de los chicos, sino que también el lugar para la recreación nuestra. Para que en el polideportivo o en el agroecológico, esté un centro cultural pero también un centro de jubilados. Es necesario que esté. Cuando desde la UST y en la CTA decimos que hay que pensar en los pibes y en nuestros viejos, tiene que ver con eso. No alcanza solamente con darle el 82% a los compañeros, sino que también hay que generarles el espacio en donde ellos se sientan que no están fuera del mundo del trabajo, que no están fuera de la cooperativa, que nosotros necesitamos de esos compañeros para poder seguir adelante. Esto me quedó muy grabado de lo que me había dicho Martín y realmente es así. Cada uno de nosotros que tuvimos la suerte de que nuestros viejos laburen y que nos puedan mandar a la escuela y poder comer todos los días, digo si nos detenemos y pensamos qué hicieron nuestros viejos fue toda la vida laburar. Sus amistades y relaciones estaban dentro de la empresa. Para nosotros es muy importante la recomposición del tejido social porque de esa manera vamos a poder vivir mejor. El polideportivo tiene que tener esa función para los pibes, para nosotros que estamos trabajando pero que también necesitamos una parte de la vida social que cuando nos jubilemos no veamos que la única salida es la cooperativa, sino que podemos disfrutar de que hemos pasado, hemos hecho y que hemos dejado algo en el camino que ahora tenemos que descansar y empezar a disfrutar todo lo que hemos construido. En esa generación de puestos de trabajos y de capacitación de los jóvenes el pensar en la educación como parte de una estrategia política para que la cooperativa continúe, fue una de las herramientas más acertadas en la que hoy todavía está en debate el bachillerato, el funcionamiento, para dónde nos gustaría orientarlo. Empezamos a analizar resultados, cuáles fueron los resultados del bachillerato, cuántos estudiantes salieron y se incorporaron a la economía social, cuántos se recibieron e incorporaron sa trabajar en empresas privadas o cuántos se recibieron y por ahí no tuvieron la suerte de conseguir trabajo.
9:34:

... el pensar la educación como parte de una estrategia política para que la cooperativa continúe fue una de las herramientas más acertadas, en las que hoy todavía está en debate el bachillerato, el funcionamiento, para donde nos gustaría orientarlo... Empezamos a analizar resultados, cuáles fueron los resultados del bachillerato, cuántos estudiantes salieron y se incorporaron a la economía social...

10:00: cuántos se recibieron y se incorporaron a trabajar en empresas privadas, o cuántos se recibieron y la verdad que por ahí no tuvieron (o no tienen) la suerte de conseguir trabajo.

Todo eso que fuimos armando como parte de una estrategia política para preservar nuestra fuente de trabajo.. digamos, son propuestas que se van volcando dentro de la central.

El agroecológico, el Centro de producción y recreativo de agroecología para nosotros es un lugar estratégico, porque desde ahí discutimos la soberanía alimentaria, con la huerta orgánica. De ahí hablamos de la recreación de los trabajadores. De ahí ponemos en tensión esto de que posiblemente esté muy incorporado dentro del movimiento obrero, de los trabajadores que si el sindicato no nos da las herramientas para poder recrearnos o el quincho o la pileta, de qué manera podemos tenerlo nosotros.

Nosotros cuando dejamos de pertenecer a la UOCRA perdimos el quincho, perdimos la pileta, dejamos de pagar la cuota social y dejamos de tener nuestros.. Perdimos automáticamente nuestros derechos como afiliados y como trabajadores de la UOCRA.

En mi caso, aporté pocos años. Pero en caso de Mario (Barrios), de mi viejo, o de Martín, han aportado 25 años y de un día para el otro se quedaron sin esos derechos de afiliado a un sindicato... Desde ahí, desde ese momento, nosotros dijimos: "Tenemos que tener nuestro propio espacio de recreación". Lo venimos construyendo con el esfuerzo de los compañeros que están en el agroecológico, con el esfuerzo económico que eso significa. Y no solamente nos quedamos encerrados en que tenemos que tener el espacio de los trabajadores. Sino que la pileta que construimos es para la colonia de vacaciones de nuestros pibes, que cuando se termina el FADI o se termina la competencia de hockey hasta febrero prácticamente los perdemos. Algunos, por ahí, no vuelven al club y no sabemos bien en que andan. Entonces la colonia de vacaciones también es una herramienta para tener a nuestros pibes más contenidos, para que el que no pueda pagar una cuota de una pileta, o el día de una pileta, que está alrededor de $450, tenga la colonia de vacaciones, tenga la colonia del Poli, que está bancada desde los trabajadores.

Es una decisión que hemos tomado en asamblea, de bancar y sostener eso.

La construcción de las parrillas, de los quinchos, del espacio verde que es para el disfrute de la familia. No solamente la familia de los trabajadores, sino las familias que componen la organización. Nosotros hablamos de 97 trabajadores. Pero la organización es mucho más amplia que los 97 que por ahí dependemos, o que trabajamos en la cooperativa.

Tenemos una organización que con el bachillerato popular, con el centro agroecológico, con la construcción de las viviendas, con el Polideportivo... Tenemos más de 600 familias que giran en torno a la organización y para eso, eso a nosotros nos representa aún más, un desafío mucho más grande de poder sostener todo esto.

Siempre hablamos, decimos lo mismo: lo más fácil es pensarlo y por ahí empezar la ejecución de lo que uno proyecta. Pero lo más difícil es sostenerlo en el tiempo.

Nuestro polideportivo cumplió 10 años. Nuestro bachillerato cumplió 10 años. El Centro de producción agroecológica y recreativo tiene 8 años. La construcción de las viviendas están hace 10 años.

Cada una de esas cosas que nosotros hemos pensado y hemos proyectado se van sosteniendo en el tiempo.

Entonces esto tiene que ser como... Justamente ayer tuvimos una reunión en la Central, en la CTA nacional con el que va a ser el futuro Ministro de Desarrollo Social a nivel nacional, con Daniel Arroyo. Y yo, en un momento que, bueno, la conducción nacional me pide que hable, que cuente la experiencia de la autogestión y que hable en nombre de las empresas recuperadas que componen la central. Digo, tuve que pedir disculpas por hacer auto referencia a la organización a la que pertenezco, pero que creemos que es un pedacito del camino que hay que transitar para poder tener una salida como la que plantea este gobierno: Con generación de empleo, con el cuidado de los viejos, con el cuidado de los pibes.. Y tuve que pedir disculpas porque a nosotros siempre nos cuesta ser auto referenciales o poner en valor lo que nosotros hacemos. Pero es inevitable que todo esto que nosotros venimos construyendo hace 16 años como Cooperativa UST, pero que vienen construyendo nuestros compañeros desde que empezaron a militar el barrio, desde que fueron la comisión de delegados en SYUSA, de los que defendieron los puestos de trabajo en el CEAMSE y los que hoy formamos parte de la Cooperativa, es ser consecuentes entre lo que decimos y lo que hacemos. Creo que ese es el desafío más grande que tenemos por delante y esto lo hacíamos como.. esta auto referencia la exponíamos y se la presentábamos al Ministro de Desarrollo Social, a Daniel Arroyo, por el simple hecho de que todas las organizaciones que componen la Central nos ven como una alternativa al planteo y a la salida de una crisis. Digo, nosotros somos un "granito de arena", estamos en Wilde, estamos en Villa Domínico. Pero creemos que los medios de producción en manos de los trabajadores podemos generar muchísimas más cosas que las empresas privadas. Y una de las cosas que generamos es la "Plus valía", lo que el patrón antes lo invertía en otras cosas y se lo llevaba afuera, nosotros lo invertimos en la comunidad y en la esperanza de que... Y en la convicción de que "otro mundo es posible". Y esa convicción de que "otro mundo es posible" hay que militarla todos los días. Es una convicción que hay que trabajarla todos los días. Es una convicción que nos pone en contradicciones permanentes, en contradicciones permanentes de... porque estamos metidos dentro de un sistema capitalista por el cual estamos invadidos. Nosotros hablamos permanentemente del cuidado de la naturaleza, de consumir lo que realmente se necesita, de no consumir de más. Pero bueno, esos son las construcciones permanentes en las que estamos metidos. Pero con la convicción de que "otro mundo es posible", de que podemos vivir mucho mejor. Y eso fue, el recuento este fue un poco la propuesta que ayer le entregamos al ministro, a Daniel Arroyo, como para tener en cuenta de que no solamente hay que pelear contra el hambre, que es lo necesario y que es lo urgente, que coincidimos todos en que hay que pelear contra el hambre. Pero desde la UST peleamos contra el hambre. Pero no queremos que la pelea contra el hambre sea una constante.

Nosotros queremos pelear contra el hambre en el momento en que hay que pelear. Pero pensar en una vida mejor. Pensar en una vida de trabajadores, donde vivamos de lo que producimos, de que comamos lo que queremos y no lo que nos puedan llegar a dar los gobiernos, o este o el que venga para adelante.

Nosotros queremos vivir de nuestro trabajo. Acordamos que hay una pelea urgente, que es una pelea que es la que tenemos que dar y es la que nosotros venimos dando hace 16 años, que venimos dando esa pelea y otros compañeros hace muchísimo tiempo, con su militancia y demás. Pero la pelea contra el hambre no tiene que ser una constate en nuestra vida. Tiene que ser un momento en donde, de esa pelea contra el hambre, pasemos a pelear la creación de trabajo genuino para todos los compañeros y para vivir mejor. Porque este fue lo que nos enseñan nuestros compañeros más grandes.. En este país fue posible el 50 y 50: 50 para el capital. 50 para los trabajadores. Y nosotros nos quedamos con eso. Y eso es lo que hoy está en la calle, no?
Que nosotros vivimos mejor. Nuestros abuelos vivieron mejor y nosotros queremos vivir como vivieron nuestros abuelos. Nosotros queremos estar en el ascenso de la escala social. Nosotros queremos mandar a nuestros hijos a la universidad y quedarnos con la tranquilidad de que nuestros hijos van a vivir mejor. Pero para eso hay que trabajar y hay que pelear. Porque ninguna, ningún derecho de los trabajadores se conquistó sentado en la silla. Todo fue a base de pelea, de lucha y en la calle. Así que en ese camino y eso vamos a estar: siempre en la lucha de los trabajadores y haciendo valer nuestros derechos.