Cooperativa UST

Portada del sitio > Noticias > Cooperativa UST > Encuentro de articulación entre cooperativistas italianos, la UST y el (...)

Encuentro de articulación entre cooperativistas italianos, la UST y el ámbito educativo por la inclusión y la prevención comunitaria en salud mental

Debatiendo, construyendo ideas y proyectos por una auténtica economía social, centrada en las personas

Jueves 24 de octubre de 2019, por Flor

"Buscamos unificar los criterios para beneficiar a las personas a través de la economía social"

En el marco de la presentación de la edición en español del libro de la Cooperativa Social Noncello, “Puedes lograrlo todavía”, se realizó, en la UST, un Encuentro entre Steffano Mantovani (su Presidente), sus compañeros que participaron desde Italia, a través de Skype, Celeste Romero, de la Conferencia Basaglia Argentina, estudiantes y diversos representantes del ámbito académico.

Dicha actividad estuvo en línea con el trabajo de articulación que se viene realizando desde 2016 entre la UST, la Cooperativa social Noncello, la Conferencia Basaglia Argentina y el departamento de salud mental de Trieste, a tavés del cual, por aquel entonces, se conoció la experiencia de la UST y se forjó un importante vínculo de cooperación entre ambos países, en defensa de los derechos de las personas con padecimientos mentales.

En dicho encuentro se generó un espacio de debate y construcción de ideas, donde se buscó abrir la discusión de cómo vemos (desde distintos posicionamientos) el desarrollo de la economía social. También se empezaron a compartir experiencias y se intercambiaron herramientas en pos de favorecer el desarrollo de mecanismos de inclusión social y laboral, por la prevención en salud mental.

A su vez se trazó un cronograma de próximos encuentros de articulación Italo-argentina que buscará ampliar dicha Red, incorporando a diversas organizaciones sociales y empresas recuperadas de nuestro país, en pos de acompañar el proyecto de desarrollo de una ley en salud mental nacional y de dar impulso a lo vinculado al proceso de "desmanicomización".

En dicha asamblea estuvieron presentes representantes del ámbito académico, de la UnLa, UnQui y la Universidad de 3 de febrero. A su vez participó un grupo de estudiantes italianos que están participando de voluntariados en diversas organizaciones de nuestro país, vinculadas con la inclusión en salud mental.

A través de la comunicación por Skype se obtuvo los testimonios de los siguientes cooperativistas de Noncello, que contaron su experiencia desde Trieste, Italia:

Cristina: Relató que está trabajando en proyectos de integración con los refugiados y con lo que tiene que ver con la ecología alimentaria, ya que en Noncello desarrollan un proyecto de agricultura social, por medio del cual trabajan la inclusión laboral. Por otro lado, explicó que cuentan con dos departamentos: "uno, abierto a las personas de Pormenone que tienen problemas para tener una casa". En el otro departamento viven personas provenientes de la ruta valcánica (que escapan de Afganistán o Paquistán y han hecho todo un camino para llegar a Europa). A su vez, dentro de dicha experiencia, la cooperativa abrió una escuela de idioma italiano para refugiados. Cristina explicó que "toda esta situación ha generado un conflicto entre los pobres locales y los nuevos pobres que arriban de otros lugares".

Al referirse al polo agroecológico de la Cooperativa Noncello, Cristina indicó que se parece al de la UST. Nos inspiramos en ellos para construir este modelo", destacó.

Por su parte, Steffano Mantovani expresó: "la idea es razonar sobre cómo se está desarrollando la economía social en distintos países". Describió que en Europa, cuando se trata el tema de la economía social, se habla de dos documentos: La declaración de Estrasburgo y la Estrategia de Roma. La primera, según expresó: "es una lectura errónea porque habla solo de la economía social europea, sin tener en cuenta el contexto económico social. Son notables todas las crisis y lo que sucede en el mundo globalmente".

A su vez, Mantovani destacó que se debe partir por los más vulnerables y sostuvo: "Cuando hablamos de personas vulnerables, no solo nos referimos a personas con enfermedades mentales. Hablamos de un área en continuo movimiento que está en aumento en Europa y en el sur del mundo. Vulnerables son los que están perdiendo posibilidades de ciudadanos y una contractualidad social". Agregó: "proponemos una análisis y un trabajo concreto de la economía social europea, tan ligada a los negocios financieros".

La economía social y su función preventiva en salud mental:

Por su parte Diego Ledesma, presidente de la UST relató que a partir de la participación de la cooperativa en el congreso de salud mental, de la visita de la 1° visita de la Conferencia Basaglia y del 1° viaje a Italia, "hubo un punto de inflexión en la UST a partir del cual se empezó a reflexionar sobre nuestro trabajo vinculado a la salud mental". Agregó: "Fue sorprendente porque fuimos al congreso mundial de salud mental sin ser parte en todo esto que tiene que ver con la salud mental. Entonces tuvimos que empezar a hacer un trabajo de asociación, para poder interpretar lo que estábamos haciendo".

Ledesma destacó: "A partir de aquella participación en el congreso de salud mental repensamos qué cosas veníamos haciendo en la UST respecto de la salud mental. Empezamos a repensar el trabajo, no solo desde la generación de puestos de trabajo, sino a qué conllevaba ello desde la salud mental. Porque nosotros no trabajamos con pacientes con dificultades en lo mental. Pero sí, hablamos de que la economía social tiene que estar al servicio de las personas, para su transformación y que afecta 100% a las personas vulnerables, con riesgos. Hablamos desde ese lugar". A su vez describió que entonces desde ese lugar nosotros empezamos a lanzar internamente qué tipo de trabajadores teníamos en la cooperativa.
Estamos con trabajadores vulnerables, con muchísimos riesgos que le va generando la sociedad todos los días".

El presidente de la Cooperativa Unión Solidaria de Trabajadores expresó: "Cuando hacemos el análisis de la UST junto con otros compañeros, el 90% no terminó sus estudios secundarios y son chicos jóvenes. Y para poder trabajar en una empresa de capital hay que tener mínimamente los estudios secundarios terminados. Entonces ahí es donde nosotros tenemos una escuela secundaria de adultos para que puedan terminar sus estudios secundarios y no que tengan que ir a trabajar a las empresas de capital, sino que pueden llevar adelante otro tipo de vida que no sea solamente pensar en estar en la calle, sin tener perspectivas de futuro. Tenemos una parte que no terminó los estudios, otra parte que estuvo preso, compañeros con problemáticas de adicciones... Creemos que es muy importante esta inclusión. Hablamos de la economía social desde ese lugar, desde la transformación de los compañeros. Por eso pensamos que es tan importante dicha vinculación en la generación de un documento que anuncie que no somos la ambulancia del capitalismo".

A su vez, Ledesma agregó: "La economía social es una economía transformadora. Es un error creer que es una economía para los pobres. queremos elaborar un documento que pueda demostrar la importancia de la economía al servicio de la gente (y no a la inversa). Si no hubiese existido la UST, gran parte de los compañeros hubiesen terminado presos o en un manicomio. Hay una función preventiva en salud mental".

A su vez, en dicha red también se busca elaborar ideas y pensar la articulación necesaria con el Estado. "Buscamos unificar los criterios para beneficiar a las personas y organizaciones a través de la economía social".

Luego se presentó Alejandra Barcala, coordinadora del Doctorado en salud mental comunitaria de la Universidad Nacional de Lanús (UnLa), quien destacó la importancia de configurar dicha red y de empezar a trabajar muy fuertemente el tema en cooperativas sociales.

Luego tomó la palabra Mariela Naverboy, quien está a cargo de la línea de investigación de la UnLa vinculada a cooperativas sociales. Explicó que desde allí han han empezado a trabajar más fuertemente en lo referente a la relación con el trabajo y la inclusión social. Describió que actualmente tenemos una ley de salud mental que dice que deben exisitir dispositivos relacionados al trabajo para personas con padecimientos mentales. Pero aún no existe lo necesario para dicho desarrollo.

Al momento, la entidades educativas que participan de dicha red son: la UNLA, UNQUI, Universidad de Chubut y Universidad 3 de febrero.

Gabriela, quien trabaja en el órgano de revisión y controla la implementación de la ley de salud mental en Argentina describió: "Es relevante el tema del trabajo como factor de inclusión de las personas con padecimientos mentales. El aspecto del trabajo es esencial y no se agota en los servicios de salud mental", enfatizó.

Mantovani propone realizar, en los próximos 6 meses, un trabajo "diagonal al Atlántico, que nos reuna con diferentes nacionalidades, incluidos vascos y catalanes, y concluya con una propuesta de trabajo en economía social. La idea es también sumar a más cooperativas sociales italianas y a redes de empresas recuperadas de Argentina, para poder formar un grupo grande, de modo de poder recoger importantes firmas de adhesión al documento.

Montavani cerró el encuentro expresando que "la economía se está transformando a una velocidad muy elevada. Estos cambios generan que pueda exisitir la expulsión de muchas personas. De ahi la importancia de construir un documento que pueda establecer la tutela de la economía".

Otra economía social y solidaria, centrada en las personas es posible. Junto a organizaciones y universidades trabajamos cada uno, día a día, aportando nuestro "grano de arena" en dicha construcción.

Mensajes

¿Un mensaje, un comentario?

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.