Cooperativa UST

Portada del sitio > Noticias > Bachillerato Popular Arbolito > Educación Popular: “De la pedagogía del oprimido a las educaciones populares (...)

Educación Popular: “De la pedagogía del oprimido a las educaciones populares del sur”

Creando redes. Compartiendo experiencias y saberes con el mundo

Miércoles 27 de marzo de 2019, por Flor

Recibimos la visita de un equipo de destacados educadores populares, que vinieron en el marco del ENDyEP (Encuentro Latinoamericano entre docentes y educadores populares). Entre ellos, Marco Raúl Mejía (colombiano, considerado uno de los pedagogos más reconocidos de Sudamérica) y los compañeros docentes de Argentina, Laura García Tuñon, María Esther Basualdo y Marisa Bolañ. Así construimos redes internacionales y compartimos e integramos experiencias y saberes.

Laura García Tuñon explicó las razones por las cuales la comitiva eligió visitar la experiencia de la UST: “Es una de las experiencias, por ahí, de la Central (CTA) más ricas. No sólo por lo que consiguieron, por el trabajo que están haciendo, sino por toda esa relación con el barrio, el pensar en un espacio educativo, el pensar que no es solo el estar trabajando las horas que tienen que trabajar cada uno de los trabajadores y trabajadoras, sino en cómo cambiamos este país desde todos, desde cada uno de nuestros espacios”.

El célebre profesor Marco Raúl Mejía (seguidor declarado del pensador brasilero Paulo Freire) nos brindó conceptos magistrales sobre la educación popular actual frente a la crisis de la educación formal clásica, con aulas donde imperan los maestros “repetidores transmisores de información” en contraposición al sistema de la educación popular, que fomenta la capacidad de investigar y pensar. Mejía enfatiza la importancia de que se construya una educación de este tiempo, que sea capaz de dar respuesta a las necesidades que traen el cambio de pensar y de época.
Pasar de un individualismo y capitalismo feroz (propio del “sistema”) al trabajo territorial y la educación Popular.

Por su parte Mario Barrios, socio fundador de la Cooperativa UST, referente de CTA, expresó: “Nosotros estamos aprendiendo y hemos aprendido bastante. Pero una de las cosas que más nos cuesta aprender es lo que hace el capitalismo, que nos hace dividirnos y pelear entre nosotros. Nos lleva a discutir permanentemente en las asambleas. El capital tiene una fuerza centrífuga tan fuerte que nos mete allí y nos cuesta salir”.

A su vez, Barrios describió: “Cuando les empezamos a hablar a los chicos de educación popular y de compromiso barrial y territorial, entran a mirar como diciendo: "Yo acá vengo a laburar. A mí me dijeron que acá se podía llevar un mango y seguía yendo a Mc Donald’s. Seguía yendo al shopping y me compraba el mejor celular" y nosotros tenemos que empezar a decirle: “Bueno, a ver cómo pones un peso... Esto que hablábamos de cómo se financia. Una parte de nuestros excedentes van justamente a poder solventar los gastos sociales que discutimos en una mesa de organizaciones. Entonces, hay que empezar a entender cuál es la disputa que venimos dando porque hay que prepararse independientemente de que haya elecciones, gane quien gane, cómo nos organizamos en nuestro barrio, cómo discutimos las necesidades de nuestro barrio y cuando entran a la UST no entran nada más que a un trabajo, sino que entran a una forma de militar una búsqueda de un destino común”.


El modelo de la UST, dentro de las experiencias en educación popular:

Mejía describió: “En estos 20 años, la educación popular avanzó mucho debido a que surgieron infinidad de experiencias en infinidad de sitios que nos ayudaron a ir pensando, sistematizando y contando a mucha gente lo que se estaba haciendo”.

A su vez, el educador expresó lo importante que resulta el modelo de la UST.
Enfatizó, que refuerza aún mas su valor el hecho de que allí “se incorpore el proceso productivo, lo cual incorpora, en alguna medida, la generación de renta, que permite y hace viable unos salarios que, a su vez, hacen viables unos proyectos sociales. Pero sobre todo, que hace viable la construcción de educación popular, gestionada desde los procesos mismos de la gente. No como algo que se hace allá y entonces va a una comunidad con carencias”.

Mejía destacó la experiencia de la UST: “Lo interesante de lo que Uds. con otras y otros compañeros, lograron hacer una integración de muchas cosas que la educación popular no había logrado. El gran problema hoy es cómo devolverle la ética a la política. Porque, en alguna medida, si el pensamiento alternativo, el pensamiento crítico (o llamémoslo: de izquierda), no es capaz de restaurar la ética en la política, se va a acabar de deshacer todo lo que hemos construido".

La importancia de una educación popular comprometida con el medio ambiente y el "buen vivir":

Por otra parte, Mejía subrayó que hoy la educación popular es una propuesta educativa para toda la sociedad, que por ello tenemos educadores populares en las universidades, en los barrios, en las cooperativas. Además enseñándonos cosas que van girando hacia el medio ambiente. "El primer postulado del buen vivir es que los humanos somos naturales. Qué es esa separación entre la naturaleza y los humanos? Qué es lo que ha causado la crisis del medio ambiente, el problema de agua que tenemos a nivel mundial? El problema del cambio climático, está generado en un mundo, que consideró un poco por el pensamiento euro céntrico, por el pensamiento de la ilustración, consideró que el humano era el rey de la creación. Pero ni siquiera el humano, el hombre. Porque no eran las mujeres. Las mujeres fueron encerradas hace 4.700 años en lo privado. Entonces las mujeres se encargaron del cuidado. Y esas mujeres que se encargaron del cuidado, cuando se enfermaba alguien, el hombre que supuestamente era el que iba a lo público y se quedaba, a esa mujer le tocaba curarlo. Entonces la relación de ella con la naturaleza era totalmente integrada. Uds ya conocían la naturaleza. Entonces aprendió a hacer una medicina botánica, hace miles de años. Pero cuando en Occidente comienza el predominio de la razón y la razón masculina, entones las mujeres que saben de plantas van a ser llamadas como brujas. Y son llamadas como brujas para descalificarlas, para sacarlas. Entonces la expulsión y el quitarle el saber biológico que las mujeres tienen va a ser un ejercicio patriarcal".

"Nuestros aborígenes, nuestros originarios tenían una idea de la naturaleza totalmente integrada y creo que sería interesante ustedes que también comenzarán a pensar por ahí cómo se relacionan con ese buen vivir y cómo, relacionados con el buen vivir les puede dar fundamentos para una cooperativa pero un buen vivir que no está adelante, está atrás. Porque es la sabiduría ancestral que nos dice que tenemos que relacionarnos de otra vez con la naturaleza", destacó Mejía.

Desde la crisis del 2001 empiezan a surgir estas experiencias de educación popular en distintos lugares por la crisis... Y bueno, surgió primero por necesidad de los trabajadores, abierto a la comunidad porque se presenta también una crisis en la educación donde los estudiantes quedan a la deriva por esta cuestión de tener que dejar de estudiar para empezar a trabajar... Y bueno, entonces el estudio siempre es secundario. Esta posibilidad de ser de turno noche, porque se da la educación en el turno noche, les da la posibilidad de trabajar de día y bueno, concurrir de noche al bachillerato. Y bueno, surge así la experiencia desde el 2008, que venimos teniendo una matrícula que cada vez aumenta más, no? Eso nos marca entonces que hay una crisis en la educación, no? En la educación pública, privada. Habría que investigar, como bien dijo usted, intentando entender: "Bueno, a ver, vamos al bachillerato. Qué es la educación popular?" También está, bueno, esta creencia: la educación popular es más fácil y no. Es concientizadora, digo yo.

Devora Pernarcig, psicóloga social y trabajadora de la UST y educadora del Bachillerato "Arbolito" de la UST, expresó: "Somos 20 educadores. La mayoría son del barrio y otros se han ido sumando a la experiencia porque conocen la Cooperativa y han elegido sumarse. Después, en base a los estudiantes, tenemos de todas las edades, de 18 en adelante. El más grande que se recibió tenía... tiene 77 años. Así que es muy heterogéneo en ese sentido.

Pernarcig continuó: "Nosotros tenemos un proyecto pedagógico y una metodología vinculada a la construcción del aprendizaje, de corrernos del lugar de saber y ubicarnos en un rol en el que nosotros también aprendemos con los estudiantes, con su historia. Darles espacio para los momentos de reflexión. Tenemos asambleas donde se toman las decisiones, entre todos. Los alumnos proponen. Nosotros los escuchamos, tomamos todas sus críticas también porque obviamente que aprendemos de eso. O sea como que todo lo que tiene que ver con la metodología de trabajo va para ese lado".

Por su parte, Mejía cuestionó: "Vos tenes la certeza de que la educación popular no es una educación pobre para pobres?" Y afirmó contundente: "Es la mejor educación posible para cualquier habitante del planeta que intenta construir un proyecto de ser humano integral y que le apuesta a la construcción de sociedades sin explotación y sin dominación. Eso no se ha perdido".

A su vez, el educador mexicano enfatizó: "Frente al relato de ustedes, frente al relato de Mario, cómo el trabajo, la producción y el buen vivir es un triángulo virtuoso que nos ayuda a dar saltos cualitativos, no? Que la educación popular no sea un enunciado de ser buenos hermanos y hermanas. Sino que incida en otra vida.

La economía se enseña en las universidades con un método de hace 200 años. Es lo único que todavía no ha evolucionado. Y no ha evolucionado, no es por casualidad. No ha evolucionado porque sirve a un sistema que reproduce, no solamente formas de vivir y economías, sino también educación. Entonces la primera charla que armamos con los chicos que nos quedaron mirando medio extrañados era: "vamos a traer a un universitario economista para que nos explique desde su visión que es lo que enseñan en la universidad..." y nosotros después decimos con qué cosas nos peleamos de esa economía. O qué cosas nosotros queremos cambiar de esa metodología económica que en definitiva la economía es lo que va organizando las sociedades.

Entonces si nosotros no tenemos una economía propia, una economía social, una economía popular, seguimos reproduciendo cerebros, cabezas, individuos, para reproducir la economía capitalista. Así que el método era mostrar y es mostrar permanentemente las diferencias entre las dos economías. Es que hay realmente dos economías. No es lo que nos hace creer la economía de mercado que la economía social es la economía de los pobres.

La UST, una historia de lucha y reinvención:

Por su parte, Diego Ledesma, Presidente de la UST, educador de historia del movimiento obrero en el bachillerato "Arbolito", expresó: "Nosotros fuimos aprendiendo e intentamos concientizar a nuestros compañeros. Nosotros decimos que somos una muestra. Si bien somos por ahí hasta pecamos de autoreferenciales, somos lo que somos porque enfrentamos el poder económico de ese momento y enfrentamos la organización laboral y social de ese momento.

O sea, continuó Ledesma: "Lo que dice este sistema capitalista es que se termino el trabajo y se terminó el trabajo. Listo, ya está. Que quieren inventar? Se terminó el trabajo. Los indemnizamos y se van. Eso dice el sistema. Y nosotros nos peleamos con el sistema. Le dijimos: "Pero porqué el derecho del capital está por sobre el derecho del obrero? Si el trabajo sigue estando. Nosotros queremos garantía laboral". Continuó el relato: "Y el sindicato, que eran amigos. Son amigos. Son compañeros y demás, nos acompañaron en el conflicto. Hasta que nos indemnizaron. Cuando nos indemnizaron dicen: "Mario, podemos perder la personaría jurídica. Nosotros, la empresa ya cumplió con lo que dicen las normativas. Con lo que dice la ley 20.744, con lo que dice la ley de contratos de trabajo. Ya está". O sea, nos acompañaron hasta la puerta del cementerio. No iban a entrar al cementerio con nosotros ni de casualidad. Nosotros lo único que dijimos en ese momento fue que les agradecíamos el acompañamiento y que les pedíamos que si no nos podían ayudar, no se metieran. Qué no se metan y que nos dejen pelear con la empresa. Porque sino los íbamos a tener a favor de la empresa, en vez de a favor de los trabajadores. Si realmente eran compañeros, que no se metieran. Porque sabíamos que el sistema los iba a empujar a meterse en contra nuestro. Y rompimos todo el esquema mental que tiene el sistema. Porque nos decían: "y que quieren ustedes?" "Queremos trabajar". Pero uds no se conforman que les pagaron?" "No, no nos conformamos con eso". Entonces qué cosas más nos daban. Tiene que ver lo que consigamos con nuestra capacidad de lucha. Con la correlación de fuerzas. Y le hicimos todos juicio, porque? Porque me hacen firmar para pagarme la indemnización? No corresponde.

Era una extorsión que firmáramos algo a lo que no podíamos nosotros meter a nuestros compañeros. Igual la firmamos porque no era válida. Yo digo: "Firmémoselas, si no es válida". "No, pero si..." La firmamos. Listo. Después le hicimos juicio. Que les vamos a decir? Qué les mentimos.

Y si nos mintieron ellos a nosotros? Porque la mentira de ellos sirve y la mentira de ellos no sirve? Si estamos defendiendo a nuestros trabajadores. Les sacamos la doble indemnización. Pero además les sacamos un camión, porque no nos íbamos. Y después les sacamos una Sprinter, porque no nos íbamos. Después les sacamos una desmalezadora, porque no nos íbamos. Y seguimos peleando. Y después les sacamos el trabajo, porque nos nos fuimos. Ellos nos hacen creer que esto es lo que hay. Y vos estas adentro de ese tubo. Y de ahí no salís. No es nada más que enseñar economía. Sino a desarrollar la problemática, enfrentar la problemática y como nos preparamos para resolver la problemática desde la mirada desde los trabajadores. O sea, para eso nos servía, no? Y cuando llevamos a alguien de economía tradicional, llevamos al decano de la universidad, Walter Romero, que dio una clase con nosotros. Para nosotros es un orgullo, imaginate, un laburante pintor dando una clase con el decano, dando una clase de economía y apuntando algunas cosas que le decía: no, pero no es así. Sino... Tiene razón Mario. El tipo, un decano y nosotros laburantes

Mario Barrios, por otra parte, indicó:
Pero lo que marcábamos es que los trabajadores no estamos nada más que para laburar. También pensamos, también podemos definir cosas. También sabemos administrar y también podemos saber discutir la sociedad en la que queremos vivir. Entonces eso es lo que nos han cortado en este sistema. Para eso la metodología de estudio que llevamos adelante en el bachillerato, por ahí lo decía Miriam, es la concientización de nuestros compañeros. Por supuesto que no lo logramos en esto que decimos, en un sistema tan fuerte, pero siempre sale en nuestros compañeros. Siempre tenemos compañeros que empiezan a ver, que se empiezan a sumar a la cooperativa. Nosotros, mostrar un proceso de crecimiento en conciencia es que podemos mostrar que tenemos 3ra generación en nuestra UST.
Pero lo que marcábamos es que los trabajadores no estamos nada más que para laburar. También pensamos, también podemos definir cosas. También sabemos administrar y también podemos saber discutir la sociedad en la que queremos vivir. Entonces eso es lo que nos han cortado en este sistema. Para eso la metodología de estudio que llevamos adelante en el bachillerato, por ahí lo decía Miriam, es la concientización de nuestros compañeros. Por supuesto que no lo logramos en esto que decimos, en un sistema tan fuerte, pero siempre sale en nuestros compañeros. Siempre tenemos compañeros que empiezan a ver, que se empiezan a sumar a la cooperativa. Nosotros, mostrar un proceso de crecimiento en conciencia es que podemos mostrar que tenemos 3ra generación en nuestra UST.

¿Un mensaje, un comentario?

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.