Search
Viernes 17 noviembre 2017
  • :
  • :

Reseña

Reseña

La “Unión Solidaria de Trabajadores  (UST), surgió como una cooperativa desde el momento en que el sustento de 140 empleados se encontró amenazado ante la decisión patronal de cerrar su fuente de trabajo.

Los trabajadores estaban bajo la organización laboral de la empresa SYUSA, del Holding multinacional Techint, contratista de CEAMSE  (Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado). Desde 1978 hasta 2003Techint se había encargado de  realizar  las tareas de recepción, transferencia y disposición final de los residuos sólidos urbanos generados en Capital Federal y en el Conurbano Sur del Gran Buenos Aires.

En 2003, el Grupo Techint decidió retirarse. Esto generó el conflicto con los trabajadores de SYUSA, quienes iniciaron un plan de lucha. Desde entonces fue ESTRANS (una UTE entre Transportes 9 de Julio y ESTRE, una firma Brasilera) quien continuó con los trabajos en el Centro de Disposición Villa Dominico. Esta nueva patronal no les daba a los trabajadores (Ex SYUSA) las garantías de continuidad laboral.

Luego de protagonizar largas jornadas de lucha (que incluyeron cortes de autopista,  marchas y toma de obrador) con el apoyo permanente de la comunidad del barrio donde se encuentra la cooperativa (Barrio San Lorenzo de Wilde) y de organizaciones hermanas, los trabajadores decidieron conformar la Cooperativa de Trabajo Unión Solidaria de Trabajadores Limitada.

Desde el 9/3/2004 la UST funciona realizando una experiencia de trabajo autogestionado y asociado por los propios trabajadores con articulaciones barriales. Ha ido avanzando, construyendo organización. Recuperó la fuente laboral que abandonó la anterior empresa y generó, a su vez, más fuentes de trabajo. Logró consolidar su iniciativa. Supo administrarse, capacitarse, gerenciarse, desarrollarse, capitalizarse, ser disparadora de proyectos comunitarios y productivos que generaron nuevas fuentes de trabajo.

Bajo la bandera de que “sin lucha no hay trabajo. Sin trabajo la dignidad es muy difícil y sin dignidad no hay compromiso social” los trabajadores de la UST sostienen un gran compromiso por la continuidad de su trabajo y por promover la organización e implementación de proyectos comunitarios. Han ido desarrollando una serie de emprendimientos autogestionados, recreativos, educativos, culturales, productivos y solidarios en el barrio. Entre otras acciones comunitarias,  han fundado un polideportivo, una escuela secundaria con reconocimiento oficial, 100 viviendas, y un centro agroecológico.

El recorrido realizado marca la sustentabilidad de un proyecto preocupado, desde sus inicios, por la construcción de una economía humana donde la producción, circulación, distribución y consumo de bienes y servicios se realiza en forma responsable, cooperativa y solidaria.